lunes, 8 de noviembre de 2010

PALABRAS DE UNA MUJER INDIGENA DEL CHIMBORAZO - ECUADOR


"HABLAN GLORIAS DE LA MUJER INDÍGENA"
Compañeras, yo voy a hablar en castellano porque nuestro idioma quichua siempre ha sido rechazado y creo que no lo han de entender.
Para mi es una satisfacción estar por primera vez ocupando un asiento tan bonito, porque a las mujeres indígenas ni siquiera la primaria nos han dado... Escuchando la palabra democracia pienso que también suena bonita, pero yo me doy cuenta nada más que nosotros hemos sido objetos, el rato de las elecciones, para subir las gradas, para que unos pocos nos dominen, y nos sigan pisando.
Ahora decimos luchar por la democracia,   solidarizarnos  de mujer a mujer, pero para el indígena no existe eso; compañeras, porque solamente en este año, desde enero hasta julio, los compañeros  han  sido  asesinados en nuestra provincia; el compañero Francisco Huaman, de Saguin, el compañero Pedro Cuji y la compañera Felipa Pucha, de la comunidad de Culluctus. ¿Por qué? Por reclamos de tierras, que eran nuestras un día. Y además debemos tomar en cuenta las mujeres que la compañera Felipa Pucha estaba embarazada y allí había otro ser viviente que debía ser para el futuro.
Me pregunto compañeras. ¿nosotras, por qué no nos dejarán organizar? A veces las mismas compañeras mujeres nos tratan de tener humilladas, no nos dan el trabajo que merecemos y hablan glorias y dicen glorias sobre la mujer indígena, muchas ayudas, muchos ofrecimientos. Y nosotros tratamos de ver por que tanta pobreza, si nosotras luchamos gotas de sangre en el trabajo en el campo, y vivimos más pobres, sin comida, sin vivienda, sin vestidos, sin educación, sin dinero. Pero si comenzamos a unirnos y a preguntarnos de eso, hay  espionajes, los vestidos de ovejas y corazones de lobos, que se introducen con muchos engaños por las sectas religiosas, con dinero, con engaños, con partidos políticos que no conocemos, que no nos conocen, que realmente algunos conocerán en la ciudad... Si de verdad se solidarizaran, se solidarizaran, pero no para dividimos no para querer engañarnos con dinero. Nosotros pensamos si a lo mejor les sobra el dinero, si de buenitos nos vienen a dar a nosotros, pero no, y ya nos vamos dando cuenta.
Porque los indígenas vemos por ahí alguna plata, una mujer u hombre bonito que se aparecen de papaces, y nos ofrecen dinero, entonces allá lo cogemos, pero es la necesidad que nos obliga. Pero no hay esa solidaridad sin intereses personales, con corazón limpio, sin engaños.
Lo que más duele es las palabras que hablan, que cantan, son gloriosas, pero en la práctica no es así, compañeras. Porque ni las escuelas hemos terminado bien y no sabemos qué es escribir. A veces nos hacen firmar en blanco, no sabemos para que las voces en las radios, en las televisiones, nos han puesto adelante que están trabajando por los campesinos, por los indígenas, que hay cuantos presupuestos, cuantos capitales, que están haciendo las obras. Si nosotros ni sabemos, ni los conocemos, y mientras tanto si la mujer reclama el derecho a organizar se quiere formar grupos, pide algunos cursos de capacitación, ahí si hay trabas... No podemos poner ni un pie adelante las indígenas en las oficinas.
Si entramos a las oficinas es para pasar el tiempo, cuántos días, no nos atienden, no nos ven, hasta poder hacerse el maquillaje, hasta tomar el café, y nosotros estamos siempre de pie. Si pedimos que nos ayuden en los cursos de capacitación de las mujeres indígenas es con un fin, pero quieren dar siempre que estén afiliados al partido de ellos.
Por esa razón el movimiento indígena de Chimborazo quiere que no seamos engañados como guaguas. Queremos ser orgullosos de nosotros mismos, que nos hagan valer, defender nuestra cultura, defender nuestros derechos. Hacer nuestra política propia, construir una nación nueva. Por esa razón, la mujer indígena y las mujeres de Chimborazo por primera vez hemos hecho un encuentro de la mujer en Riobamba, para ver si se lleva a la práctica esta unificación de la mujer. Para que no sea en vano; que no quede solo en palabras en el aire, que las promesas no queden
solo  archivadas en las oficinas, solo en hacer sonar palabras bonitas.
Y me han nombrado en la Secretaría  Nacional para llevar adelante lo que dice aquí, les voy a leer una partecita; "La mujer participa en política cuando actúa en defensa de los derechos de la comunidad y del pueblo. Cuando busca soluciones democráticas a los problemas sociales y trabaja por llevar adelante al sector social al que pertenece. La participación política exige tener una actitud de atención y vigilancia a la forma como actúa el gobierno en contra de los intereses económicos y
culturales del pueblo. Toda participación es política y se concretiza solamente en la organización. Hacer política entonces, es mirar no los intereses individuales sino los intereses sociales para resolver conjuntamente poniendo en cuestión el sistema imperante que es individualista y dirigir nuestra lucha hacia el cambio definitivo de nuestra forma de vivir actual; apuntar a un gobierno del pueblo.
 "Las organizaciones presentes en el encuentro reconocemos que el nuestro es un trabajo político, por nuestra presencia en las movilizaciones populares, huelgas, marchas, movilizaciones de mujeres, búsqueda de capacitación para la lucha popular. Sin embargo, nuestra participación política hasta ahora ha sido espontánea, limitada, poco organizada. Las movilizaciones populares en las que ha participado la mujer han sido: la defensa de los recursos naturales del país, defensa de los valores
culturales indígenas, denuncia de la penetración cultural extranjera, de la intervención imperialista, de la presencia de las transnacionales, de los explotadores grandes y pequeños y de los partidos políticos que engañan a los sectores populares buscando el voto del que lleve al poder y recuperación de la tierra para cultivo y para vivienda". Así, se podría continuar enumerando 'los motivos que llevan a las mujeres a la participación política, pero se ve claramente que el campo de lucha de la mujer es el campo de lucha del pueblo. 
"Por lo mismo, desde las organizaciones, las mujeres debemos apoyar una acción organizada, pensada y dirigida por los sectores populares y no impuesta por los intereses de otros sectores sociales. La lucha de la mujer, como toda la lucha del pueblo, requiere de la unidad campesina, obrera, popular, y participar en las organizaciones existentes en los distintos sectores, una unidad que busque el crecimiento y fortalecimiento de las organizaciones dentro de los objetivos comunes
de liberación popular, sin quitarles autonomía y sin apagar las iniciativas que provengan de cada sector. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada